Archivos para 20 enero 2007

Hoy soy feliz… creo que lo he conseguido.

Lo cierto es que no sé si cantar victoria aún o no, pero parece que esta vez la cosa se va a mantener así durante más tiempo.

 Entre el titular, y las primeras líneas, este post parece llevar otro camino, sin embargo, sigue siendo sobre trastos. Viene todo esto a cuento de una situación muy particular que estaba viviendo en mi casa, a costa de mi deseo por mantener todos mis contenidos en un sólo sitio, y de ahí, distribuirlos convenientemente por toda la casa. Quizá sería conveniente empezar citando que tengo la fortuna de vivir en un adosado, que comparto con mis trastos, mis hobbys y mi gata, un bicho al que adoro y que me hace mucha compañía -hay que ver lo que un animal puede hacer frente a la soledad-. Tal y como tengo distribuidas las tres plantas, utilizo la buhardilla como sede central de Trastolandia, donde tengo varios PCs, el Home Cinema, el proyector, mis consolas y videojuegos, así como el resto del material electrónico de ocio.

Mi ordenador central es un PC con Windows XP Media Center Edition 2005, que espero próximamente migraré a Windows Vista Ultimate y al que cariñosamente llamo Berta, como creo que se llama el servidor central de la Agencia Tributaria española. La configuración actual, y digo actual porque acostumbro a cambiarla cada 8 meses, es un procesador Intel Pentium Dual Core a 3.2 GHz con 2 GB de RAM en dual channel sobre una placa base ASUS, una tarjeta gráfica ATI X1800XT con 512 MB de RAM en Crossfire -así que en realidad son dos- y varios discos duros que suman un total de 1,4 Terabytes de capacidad de almacenamiento. Como tarjeta sintonizadora para Media Center uso una Hauppauge WinTV Nova T500 con TDT dual, lo que me permite grabar una canal mientras veo otro o incluso programas dos grabaciones simultáneas. Bueno, pues con esta configuración, y utilizando dos Xbox 360 como repetidores de Media Center, mi intención era distribuir los contenidos por toda la casa.

Bajo esta premisa, la buhardilla tiene el espacio dividido en zonas, una parte habilitada como despacho -donde está Berta junto a un G4 y un segundo PC- y otra parte en la que está el proyector, con el Home Cinema y las consolas. Es en esta zona de “cine” donde tengo una Xbox 360 conectada vía cable a la red casera. Y aquí no hay ningún problema de reproducción de los contenidos de Berta en la pantalla del proyector usando la consola; puedo escuchar toda la música, ver los vídeos, echar un ojo a las fotografías, incluso ver la TV, todo ello de manera muy fluida, gracias a la conexión ethernet. La consola está conectada al proyector -un Sony VPL-HS50- a través de un receptor Yamaha RX-V2600 utilizando conexión por componentes, con 720p como resolución máxima, y se ve de maravilla… menudo cambio respecto al televisor, un Loewe de 29″ que está cogiendo polvo a pasos agigantados. Lástima.

Total, que en el salón -dos plantas más abajo- tengo un LCD Sony de 26″ con su Home Cinema y otra Xbox 360, y mi intención era conectar la consola al Media Center, para así no tener que poner un vídeo o un grabador de DVD, y, lo más importante de todo, poder disfrutar de las grabaciones que realizo en el Media Center, así como de la música y de las imágenes, sin tener que copiarlo todo a un disco duro externo y andar moviéndolo de arriba para abajo. Supongo que esto también lo han debido pensar en Microsoft y en el CES han anunciado, conjuntamente con Hewlett Packard, un equipo que han llamado Home Server, que básicamente es un servidor para casa, donde están todos los contenidos y se distribuyen a toda clase de dispositivos. Hay varias marcas que lo han intentado en diferentes escenarios -Yamaha con sus equipos MusicCast o Pinnacle con sus dispositivos de audio- pero hace falta que una empresa o una organización o asociación con peso y con cierta capacidad haga de catalizador y así se trate de desarrollar un estándar al que se adhieran todas las compañías… Decía entonces que no quería estar de arriba para abajo con lo cual pensé que lo mejor sería instalar otra Xbox 360 y conectarla al LCD (nuevamente 720p) y al Home Cinema (para poder jugar a los juegos y escucharlos en 5.1) de tal manera que accediendo a Berta tuviera todos sus contenidos a mi disposición.

Y en el anterior párrafo es donde empezó mi calvario… sí, calvario. ¿Por qué? Pues porque a pesar de que el router que utilizo para la conexión es wireless (un US Robotics 9106 con el que estoy encantado, a pesar de sus aparentes limitaciones en cuanto al rango de la señal, otro día le dedicaré un par de líneas más) no acababa de llegar en condiciones la señal al salón; curiosamente, en la cocina puedo conectarme con el portátil sin problemas -vale, me dice Windows que la intensidad de la señal es baja, y total, para conectarme al correo y navegar, no necesito más- pero utilizar el adaptador Wireless de Xbox 360 con la consola es otro cantar. Parecía como si en vertical, la señal fuera suficiente, pero en diágonal, se perdiera completamente. Así que me puse a buscar soluciones para poder acceder a Berta -Media Center- desde el salón a través de la 360. Todo esto ocurría 1 mes después de que Xbox 360 saliera a la venta en nuestros país…

1. Lo más fácil y sencillo, y al mismo tiempo lo más barato, era cambiar el router de sitio, para ver si así la señal mejoraba. En honor a la verdad, tanto el router como el adaptador Wifi de Xbox 360 son muy buenos, con lo cual, como siempre, importante destacar que la situación de partida ha de ser lo mejor posible; vamos, que no tiene sentido tratar de conseguir un buen bocadillo de jamón si el pan es de sandwich y el jamón es el que nos tocó en una rifa de la asociación vecinal hace tres años… Se me va la cabeza… Total, que lo intenté todo, dentro del radio de actuación que tenía para poder mover el router en la buhardilla. Bajarlo al salón o ponerlo en otra toma telefónica estaba fuera de toda consideración por varias razones, pero la de más peso es que los 2 PCs, el G4 y la Xbox 360 de la buhardilla están conectados entre ellos en una conexión de 100 Mbps a través de un switch, y no quería perder esa capacidad de compartir datos entre ellos. Tras 1 mes y medio probando diferentes localizaciones, intento FALLIDO. La señal no llegaba bien al salón.

2. Compra de antenas de diferentes ganancias, colores y tamaños. He probado de todo, con las consiguientes devoluciones generadas en el Saturn de la esquina de mi casa, y del Hipercor que también tengo al lado… ya me da vergüenza ir a comprar nada, pues los dependientes me conocen y hay uno que siempre me suelta el “¿qué? ¿otra vez de pruebas?”. A pesar de que la señal aumenta, no tiene suficiente calidad. Entre probar diferentes modelos y ganancias, dos meses, finales de abril. Intento FALLIDO.

3. Navegando por Internet, tirando de Google y de Live descubro una tecnología llamada PLC -en honor a la verdad, ya la conocía de antes, pero nunca había pensado en ella- que me viene al pelo. Dicha tecnología, también llamada HomePlug, permite utilizar la red eléctrica casera para transportar la señal de red. Propuesta interesante y que me dispongo a probar sin dudarlo ni un momento, pues se me antojaba entonces la solución definitiva. Estamos en abril. Compro en El Corte Inglés un PLC de Netgear, a 11 Mbps, probado durante un fin de semana, cuando funcionaba, se mostraba escaso para la transferencia de vídeo. Devuelto. Veo en www.acuista.com un PLC de Netgear nuevo a 85 Mbps, mmmm, interesante. Lo pido, 15 días en llegar a mi casa, 160€ de los dos aparatos necesarios (uno en cada lado de la conexión). Pruebas durante tres semanas… entre problemas de conexión y que el límite teórico eran 85 Mbps y el real daba unos 20 Mbps, no conseguía que funcionará bien con el vídeo. Al cajón de los trastos. Consigo un kit PLC de Topcom a muy buen precio, otras 3 semanas de prueba, también a 85 Mbps, pero nada, tampoco iban bien. Al cajón… 3 meses perdidos, estamos en agosto… Completamente mosqueado porque no entendía cómo es posible que siendo algo tan anunciado, el PLC no funcioné bien… Charlando un buen día con un amigo que tienes ciertos conocimientos de electricidad, resulta que me entero que el PLC funciona mejor en pisos que en adosados, por una razón muy sencilla: parece ser que mi casa tiene tres fases, de tal manera que la buhardilla está en una fase, y el salón en otra, y el PLC no se lleva bien con los cambios de fase, por lo menos en mi casa. Curiosamente, en casa de mi hermano -probé el kit de Netgear a 85 Mbps porque no me podía creer que anunciarán algo que no funciona- todo iba estupendamente, así que la tecnología funciona de verdad, el honor del PLC está salvado. 😉 Conclusión, el PLC no vale para mi casa. Otro intento FALLIDO. Y van 3.

4. Cansado de no poder disfrutar de los contenidos, retomo el proyecto de cablear toda la casa con Ethernet -no comentado anteriormente, no tenía localizados los planos de la instalación eléctrica y lo deseché a los 30 segundos de pensarlo- y me pongo a ello. Al final, después de un fin de semana de volverme loco con guías, desmontando tapas de enchufes y cajas de distribucción, lo dejo por imposible, siempre hay algún cable que no pasa bien y me revienta la instalación por algún punto. Desesperado, cojo un cable Ethernet de 15 metros y lo cuelgo por el hueco de la escalera… feo, muy feo… pero funciona… Tras 3 ó 4 visitas que lo primero que hacen nada más entrar en casa es preguntar por el dichoso cable, decido quitarlo. Intento FALLIDO. Y van 4.

5. Estamos en septiembre. Se empieza a hablar de los routers con tecnología 802.11n o MIMO; me compró un router nuevo, hago pruebas con él… nada, otro trasto más a devolver. Efectivamente si el Wifi de Xbox 360 fuera MIMO o 802.11n todo iría mejor, pero no lo es, y no puedo colocar otro trasto más en el salón, en este caso un convertidor de señal wireless MIMO a Ethernet, pues aunque me soluciona el tema del acceso en la consola, el portátil sigue sin conexión en el salón… Otro mes de pruebas. Intento FALLIDO.

Llega octubre, por mi trabajo se acerca el momento de más carga laboral del año. Entre que no dispongo de tiempo y que llego a casa muy tarde, dejo el tema aparcado…y paso de todo, me resigno a no disfrutar del Media Center en la consola del salón… puñeta.

Así van pasando los meses y sigo pensando en cómo mejorar la calidad de la señal wireless. Y sí, tambíen había probado colocando un repetidor Wireless; tras varias pruebas descubro que el router se lleva mal con los que no son parientes suyos; pruebo un pariente suyo, no da resultado… qué frustración… Pienso en los miles de usuarios que se enfrentan al mismo problema y que no tienen la paciencia que yo tengo para probar diferentes soluciones. En fin…

La cuestión es que hoy me he acercado a El Corte Inglés de Castellana en Madrid a dar una vuelta por la sección de informática, y ver si había alguna cosa nueva. Pasando por la zona de redes he visto un producto muy atractivo de Linksys, un router Wireless con señal G con una tecnología llamada SpeedBooster que sobre la propia señal 801.11g ampliaba la cobertura, cosa que me permitiría seguir usando mis dispositivos inalámbricos actuales, incluyendo el Wifi de 360. Al lado descubro un aparato que ya llamo mi atención hace un par de meses, pero al que no le dí los 5 minutos necesarios, y todo porque en la caja pone una frase que bajo mi mala interpretación, lo excluía: “Works with: WAP54G, WRT54G, WRT54GS”. Tonto de mi, pensé que eso limitaba su uso con aparatos de otras marcas. El trasto en cuestión se autodefine como “Wireless G Range Expander”, algo así como ampliador de rango, o multiplicador de rango. Es de la marca Linksys y el modelo es el WRE54G. ¿Su precio? 119€, uuuf… decido comprármelo, junto al router que citaba anteriormente en el texto, modelo Linksys WAG54GS. Curioso que el router cuesta 147€, tan sólo 28€ más que el otro aparato, que en teoría hace muchísimo menos, y lo mejor es que había un router de la misma gama Linksys -pero sin SpeedBooster- ¡por 105€! En fin, cojo los cacharros y me voy para casa, todo para ver si entre ellos consigo mejorar la señal.

LLego a mi casa, y lo primero que hago, por la pereza que me da ponerme con el router -quitar cables de uno, conectar al otro, ponerme con la configuración de la ADSL de Telefónica que tengo, uuff…- cojo el Range Expander, lo saco de la caja, lo pongo en un enchufe en la cocina -sí, se puede poner directo a la pared- y hale, me voy al salón a hacer pruebas. De momento con el portátil en la cocina, me da un par de rayas más de cobertura. Parece que la cosa no va mal. Por lo menos, se entiende con el US Robotics. Conecto la consola, y sí, gano algo, pero no suficiente, conecto, pero al rato la señal se cae. Asi que decido cambiar el trasto de enchufe. Me subo con él a la planta intermedia, y descubro que tengo un enchufe justo en el centro del pasillo de la escalera, vamos, que me viene de perlas, y allá se queda. Importante citar que la wireless de mi casa está protegida mediante filtro MAC, paso de las claves WEP y todas esas cosas, me parece que complican demasiado la vida del usuario habitual. Me parece más fácil lo del filtro MAC.

Total, que lo conecto, me voy al salón, enchufo la consola… ¡y desde hace 3 horas no se ha caído la señal ni una sola vez! Empece primero tímidamente con la conexión a Xbox Live: consulto mensajes, bien; miro los contenidos del Bazar de Xbox Live, bien. Un paso más para allá, menú de música, trato de conectarlo al ordenador de arriba, lo ve a la primera, lo conecto, y ¡voila! toda mi música en la pantalla del televisor. Bien, esto chuta. La música se reproduce perfectamente, ¡a la primera! Voy a por las fotos; la última vez que lo intente, con el PLC y con la Wireless las fotos de mi Canon Ixus 700 a 7.2 Megapixel tardaban un buen rato en mostrarse… Ahora no hay problema, la transición entre fotografías es suave… Puf, todo va por buen camino, ¿y si lo intento con el vídeo? ¿qué pasará? Dale pues, menú vídeo dentro de la pestala Multimedia de xbox 360, encuentra el ordenador… mmm… está pensando, tarda un poquillo, sospechosamente pienso que se ha quedado frito… no, ¡listado completo de vídeos! Para calentarle la cabeza y probarlo a tope, tengo un vídeo de Flight Simulator en formato AVI que está a 1280×720 (lo que se denomina 720p nativo) y que intuyo será intensido en términos de transmisión de datos… se lo come, y lo veo que me muero… Sigo probando otros vídeos, completamente entusiasmado… vamos allá con otro de Halo 3 a 720p y con sonido 5.1… ¡éxito! Mi salón se llena con la música creada por Martin O´Donnell y Michale Salvatori. Todos los altavoces de mi 5.1 en el salón van a toda máquina. Estoy que no quepo en mi de gozo…

Y llega la prueba definitiva; pienso en que va bien con la música y las fotos, y el vídeo en streaming no se le da mal, así que ¿por qué no iba a funcionar en la opción Media Center? Pues hale, pulso el botón Media Center en el mando remoto de Xbox 360 de Logitech que compré en USA en noviembre. Tras 10 segundos, suena el conocido “¡tachán!” de Media Center, y en pantalla tengo el menú de Media Center al completo. No me lo puedo creer. Navego por los menús, accedo a la guía, selecciono vídeos, escucho música, navego por la fotos, veo la TV, todo, absolutamente todo, vía wireless con conexión 801.11g a la misma velocidad que con la Xbox 360 que tengo en la buhardilla conectada por cable al Media Center…

 He recuperado la confianza en la tecnología wireless. Si tenéis problemas con vuestra conexión en casa y no llega la señal bien, de verdad que os recomiendo encarecidamente que os acerquéis a un punto de venta y os hagáis con el milagro de Linksys. El modelo es el WRE54G y el precio en  El Corte Inglés 119€.

Siento que me haya quedado el post tan largo, pero merecía la pena.

¡Me voy a programar un par de grabaciones en el Media Center a través de la 360 del salón!

Anuncios

Deja un comentario

Todos los comienzos son… eso, comienzos.

Inicio hoy la escritura de un pequeño blog sobre cacharrería electrónica. El propósito es sencillamente escribir sobre aquello que me gusta, y hacer que algunas de mis experiencias con estos cacharros infernales sean útiles para los que en algún momento hayan pensado en hacerse con ellos.

 Como bien dicen de mi los que me conocen, si tiene botones, luces, pilas o se puede enchufar, seguro que me gusta y quiero probarlo…

 Por de pronto, para empezar, en los próximos días escribiré sobre los siguientes aparatos: Nokia N80, Palm Treo 750v, Tom Tom Go 910, Microsoft Wireless Desktop 7000, Logitech Harmony Xbox 360 remote, Xbox 360 HD-DVD player, proyector Sony VPL-HS50, amplificador Yamaha RX-V2600… a un aparato por día, parece que esta semana va a estar calentita. 😉

Deja un comentario

¡Hola!

Mi primer blog, ¡chispas!

3 comentarios