Archivos para 29 julio 2007

Hecha la ley, hecha la trampa.

Así es, puesto que todo parecía confirmar que para adquirir un iPhone había que suscribir un contrato de datos con AT&T (antes Cingular Wireless) de 24 meses por un importe approx de unos 2.000 dólares, pagaderos en 50$ mensuales, creo. La cuestión es que me fui a una tienda oficial AT&T -ahí es nada, ni en un Apple Store ni en un reseller, no, el reto era comprar el iPhone en las mismas narices del operador móvil- y de allí mismo me fui en mi bolsillo con un iPhone de 4 Gb por el módico precio de $499 más impuestos, en total $572, al cambio del día eran €394. IMPORTANTE: no tuve que suscribir ningún contrato con AT&T, dije que ya tenía un contrato con ellos y no preguntaron nada más… También es verdad que es condición única y exclusiva hacerlo en un Mall -centro comercial- de una pequeña ciudad al norte de Seattle, Everett para ser más exactos. Porque en Seattle ciudad la trampa no funcionaba, ya se la sabían…

iphone.jpg

 Con el triunfo en mi mano, el reto era saltarse la activación a través de iTunes, cosa que rápidamente pude realizar gracias a una serie de programas que ya se puede uno bajar de la red. El problema actual es que -cosa que ya sabía- el terminal está bloqueado para su uso con AT&T, y he de esperar a que ese ente virtual que se llama Internet me provea de la correspondiente herramienta para liberarlo y poderlo usar en nuestro país. Así que hasta que llegue ese momento, tengo un carísimo iPod Nano de 4Gb que puedo usar para escuchar música, sacar fotos -de 1.3 Megapixels-, conectarme online -la función Wifi está también activada… eso sí, el terminal mola un rato…

 A ver qué más cosas averiguo del aparato mientras espero que alguien saque la herramienta para liberarlo… y espero que no tarden mucho.

Anuncios

8 comentarios

No lo he podido evitar, ¡me he comprado un iPhone!

Sí, y la manera de hacerlo ha sido muy divertida, pues parecía que el único modo de hacerse con uno es contratar un plan con AT&T -el operador que comercializa el terminal en exclusiva en USA- y para eso pues casi como que hace falta vivir por aquí, pues no, y reconozco que ha sido más fácil de lo que pensaba. Lástima que sea la 1:39 de la mañana y me tenga que ir a la cama porque a las 5:00 he de salir del hotel corriendo a coger el avión… sic, me vuelvo mañana a Madrid. En fin, mañana más, que llevo la batería bien cargada para el avión, y he metido algo de música y fotos en el iPhone para ir jugando con él… Ciertamente, también me he saltado la activación a través de iTunes… 😉

1 comentario

¡Han pasado tantas cosas que ahora estoy en USA!

Así es, me vine el viernes de la semana pasada a una reunión de tres días con mi equipo global de Marketing. He de reconocer que me encanta visitar Estados Unidos, y la zona en la que estoy, me gusta especialmente, me trae muchos recuerdos de un viaje de novios e incluso retrotrayéndome en el tiempo, Vancouver -no muy lejos de donde estoy, Seattle- me vuelve especialmente sensible por una visita que hace ya casi 9 años hice a los estudios de Electronic Arts en dicha ciudad con unos periodistas, que con el paso del tiempo se han convertido en grandes amigos.

 Me pierdo, si es que soy terrible, creo que son cosas de la familia, dicen quienes nos conocen que cambiamos muchísimo de tema, aunque tenemos cierta capacidad para recuperar el punto inicial, con tanta pasión como lo iniciamos.

 Decía que llevo casi una semana aquí, que me ha permitido descubrir que mi HTC P3300 es el compañero de viaje ideal, no sólo me sirve como teléfono móvil para que mi empresa me pueda localizar, sino que además recojo el correo electrónico, me permite navegar por la web, incluso conectarme al messenger. Pero, sin embargo, su gran ayuda en este viaje ha sido hacer las veces de GPS, sí, de GPS. Este smartphone con Windows Mobile lleva en su interior un chipset SiRF Star III -el mejor de su clase- que le permite hacer las veces de GPS, y con ese cometido me lo traje, instalando el que creo a día de hoy es uno de los mejores softwares de navegación, TomTom Navigator 6. Con los mapas de USA metidos en una MicroSD de 2 Gb, he llegado absolutamente a todos los sitios, a tiempo, y sin problemas, aunque he de reconocer que al principio me costó acostumbrarme a la manera que tienen los estadounidenses de nombrar sus calles, primero indican el número y luego la calle, pero en el navegador primero se mete la calle y luego el número, con lo que alguna vez me llevo un poco de tiempo más del estrictamente necesario para introducir las direcciones. La cuestión es que es brillante, es una solución perfecta. Reconozco que tengo un TomTom 910, con pantalla grande, mapas de USA y Europa en el disco duro, pero el móvil es bestial, al fin y al cabo, lo llevas todo en uno, y disponer de los mapas de USA y Europa son sólo 1,7 Mb de la tarjeta de memoria. Me quito el sombrero ante el que está siendo mi mejor compañero de viaje.

 Ah, se me olvidaba comentar que también me he traído un Nokia N95 -sí, al final conseguí uno- pero su capacidad para la navegación está aún muy por detrás de la que tiene el HTC P3300 con el software de TomTom. Vale, admito que el diseño del N95 me encanta, me gusta el tacto de las teclas, disfruto con esa facilidad con la que por un lado asoma el teclado para marcar y por el otro lado asoman las teclas de control de música, desplazando el cuerpo del móvil sobre la pantalla; llegados aquí, un pequeño inciso para comentar que el servicio de atención al cliente de Nokia es alucinante. 3 días antes de venirme a USA me senté en el asiento del coche con el N95 en el bolsillo anterior de mi pantalón, resultado: pantalla rota. Ese mismo día llamé al Nokia Center que hay en Castellana y pregunté por la posibilidad de repararla -después de pagar casi 700 euros por el móvil, no me voy a quedar sin usarlo porque me lo he cargado-, con el consiguiente miedo, pues me daba a mi que la pantalla me iba a costar mínimo 150€ y por otro lado la reparación iba a tardar 15 días… pues nada de eso, me dijeron que me acercará y que en 10 minutos, previo pago de 45€, me la cambiaban. Y así fue, sinceramente me parece un coste relativamente barato, aunque con lo que más alucino es que cambiaran la pantalla ¡allí mismo en el momento! Así que muy bonito el N95, muy bien sus fotos de 5 megapixels… pero la funcionalidad GPS, mmm, me temo que aún queda mucho por aprender. Espero que TomTom saque pronto una versión compatible con el GPS interno de este terminal.

 Bueno, aquí se acaban mis peripecias por hoy, mañana más, pues tengo previsto visitar alguna tienda de electrónica, para ver lo que hay; visitaré BestBuy, CircuitCity, Fry´s Electronics -mi sitio favorito- y algún EB Games o GameStop.

1 comentario