Archivos para 26 noviembre 2007

Ya me pongo en serio… messenger en el móvil.

Definitivamente me voy a poner en serio con esto del blog… decía hace ya un tiempo que iba a ir dedicado a los cacharros que se enchufan, pero no sólo a ellos, sino también a las experiencias que nos ofrecen. Y viene esto al caso porque este fin de semana he hecho una de las cosas que tenía que haber hecho hace ya un tiempo. Por hobby y por afición, utilizo varios móviles diferentes… Como empleado de Microsoft utilizo profesionalmente un dispositivo móvil con tecnología Windows Mobile, exactamente un HTC-S710 del que estoy francamente enamorado, por su utilidad en mi día a día en el trabajo… Lo único que no tiene es 3G, pero ya tiene sucesor, el HTC-S730 que sí lo tendrá. Desde él puedo acceder a mi correo de la oficina, a mis cuentas de hotmail, de Compuserve, Yahoo, una delicia. Y además, puedo usar Windows Live Messenger, que me parece genial. Creo que no podría vivir sin el messenger…
 
He de reconocer que para mi línea de móvil personal soy muy rebelde, y así como la del trabajo siempre es con Windows Mobile, la mía lleva desde un Nokia N95, hasta un Sony Ericsson K800i o incluso un iPhone… El mejor de todos, y más todoterreno, el N95, ¡sobre todo porque se puede usar el Messenger también desde él! Sony Ericsson está muy cerrado a su plataforma, es difícil encontrar aplicaciones adicionales… y el iPhone, bueno, es un bonito navegador, mola mucho cuando lo sacas y la gente flipa… pero he de reconocer que me mata que no sea 3G, y que no soporte MMS… Y el Messenger funciona pero en versión web… con lo cual pierdes toda la gracia de la versión de Windows Mobile o la de Symbian (que creo es posible utilizar en muchos otros terminales Nokia). Ambas son súper rápidas y clavadas a la versión de Windows. Y el proceso de descargarlo y meterlo en el N95 fue una delicia de rápido y cómodo (Windows Mobile lo lleva de serie).
 
Reconozco que Messenger es una de mis herramientas de comunicación favoritas…
 
Mañana más y mejor…
 
 
Anuncios

2 comentarios

Demasiado tiempo…

Tengo que reconocerlo, me paso demasiado tiempo sin escribir. Mis posts son como el Guadiana, aparecen y desaparecen. Desde el 29 de julio que fue mi último mensaje han ocurrido muchas cosas en el mundo cacharrero, e incluso ha aumentado de manera considerable mi almacén personal. Entre adquisiciones y pruebas, ¡el montón se ha hecho aún más grande!

 ¿Qué ha caído en mis manos? Pues desde un Creative Labs Zen Vision W de 30 Gb hasta un nuevo móvil de Qtek, pasando por una pantalla nueva que me he pillado de 32″ para jugar con Forza 2 en el asiento de competición. Ah, se me olvidaban unos auriculares superchulos para el iPhone, y un Zune de Halo 3 -a la espera de los nuevos modelos-. Ellado informático lo tengo más abandonado, si bien recogí el testigo de una oferta para una ATI X1950XT, no es DirectX10, pero a caballo regalado no le mires el dentado. La tengo que poner en SLI con otra ATI X1800 que tengo, a ver cómo chuta Crysis. También he de decir que me he pasado al lado fitness, y me he vuelto loco durante un mes para adquirir una cinta de correr.

 Y a esta última me voy a referir. Dicen que una vez que uno empieza a tener ya cierta edad, la salud es lo primero, y razón no falta. Así que ante el planteamiento poco deportivo de mi vida, algo tenía que hacer. Y en este punto es dónde llega el problema: ¿qué algo? ¿Gimnasio? No, lo siento, me dan vergüenza por un lado, y por el otro, con el follón de vida que tengo encontraría mil excusas para no ir, al margen de la pereza de tener que sacar tiempo para ir. ¿Piscina? Mmm, aún es pronto para pasear el físico… ¿Deportes asociados a una pelota -padel, tenis, fútbol, baloncesto-? No, siempre dependes de otras personas, al margen de las inclemencias del tiempo. Así que pensé que lo mejor era comprar una máquina para cosa. ¡Y aquí tenemos otro dilema de nuevo! ¿Qué máquina? Ya tenía una bicicleta estática… y mmm, he de reconocer que la use más bien poco, o nada. En realidad fue un capricho de la persona con la que convivía antes. ¿Uan cinta de correr? ¿una máquina elíptica? ¿steppers? ¿musculación? ¿remo? Nada, lo mejor era una cinta de correr -o de andar, como la llamo-. Ocupa relativamente poco sitio y es algo que sí me veo haciendo. Estoy convencido de que con cualquier otro dispositivo hubiese pasado como con la bicicleta.

Una vez tomada la decisión del aparato a adquirir, llegó el momento de meterse de lleno en harina y tratar de saberlo todo sobre las cintas de correr. ¿Cómo se hace esto? Pues hay varias maneras: encuesta popular entre amigos y conocidos, publicaciones del medio, acudir a una tienda especializada, o simplemente dejarse guiar por la lo que uno considera el precio más razonable después de hacer una pequeña encuesta. La cuestión es que me volví loco durante tres semanas mirando precios online y offline, siempre con la referencia de buscar una cinta que aguantara mi peso -ejem, es secreto de estado- y que además fuera ancha, pues dada mi envergadura debería sentirme cómodo sobre ella. Me sentí muy atráido por una cinta de la marca ProForm que tenía una pantalla de TV de 7″ integrada en su frontal, pero se me iba de precio, aparte de que le he puesto a la mía una de 32″ y una Xbox 360 Elite cerca para ver películas en DVD mientras me ejercito. 😉

Proform 650v Treadmill

He de decir que hasta el momento estoy sorprendido y al mismo tiempo me siento responsable. Llevo casi tres semanas con ella y todos los días me levanto a las 7:15 para hacerme 40 minutos. Vale, no es gran cosa, pero si tenemos en cuenta que antes no hacía nada… pues ya es algo. 

Y hasta aquí mis aventuras con las cintas de correr…  

4 comentarios