Archivos para 7 agosto 2012

¿Reflex o Evil o compacta?

O cómo dirían los técnicos, SLR/SLT vs micro tres cuartos vs compactas..

Interesante debate el que se está organizando últimamente en el mundo de la fotografía, entre las reflex de espejo translucido que tan bien ha desarrollado y explotado Sony y las cámaras Evil o micro tres cuartos, la parroquía amateur anda revuelta tratando de aclarar qué tipo de cuerpo consigue reflejar mejor la realidad… En un escalón inferior estarían las compactas, pero es que empieza a haber algunas que son francamente muy interesantes, por no hablar de la última machada -de Sony también- con un cuerpo de compacta pero un sensor de tamaño Evil… Parece que han tirado la toalla en lo que se refiere a innovación en el área de televisión, pero es que en lo que se refiere a cámaras, para mi alegría, ¡no paran!

Vayamos por partes…

Durante los últimos 3 años he disfrutado de varias reflex de Sony, primero tuve una Alpha 100, la entrada de Sony en este mercado. Era una cámara de un precio muy razonable, con unas prestaciones buenas, y, sobre todo, ¡venía de ser una Minolta! Es decir, Sony no desarrolló nada nuevo, sino que retomó tecnología de Minolta para crear su primera DSLR (digital SLR o réflex digital). No lo discuto, fué a mi juicio una de las mejores decisiones que la compañía tomó para entrar en el mercado DSLR, en el que llevaba un atraso considerable. Curiosamente,  6 años más tarde, casi se puede decir que ha sido la única empresa capaz de aportar algo nuevo al mercado con sus cámaras de espejo translucido o incluso sin espejo, una revolución cuando se presentaron: ¿cómo iban a llamarse réflex si no tienen espejo? ¿cuánta luz podría entrar así? La cuestión es que después de la Alpha 100 pasé a una Alpha 300; mejor sensor, mayores prestaciones, y mayor calidad de imagen. Y hace como un año, por aquello de poder grabar vídeo, dí el salto a una Alpha 33, con espejo translucido.

En todos los cambios aprecié grandes diferencias, no sólo en la parte correspondiente al mayor número de megapixels -que a la hora de la verdad no significan mucho- sino en las diferentes prestaciones, mejoras para capturar en condiciones de baja luminosidad, mayores modos de disparo, ISO superior, étc. El más significativo fué con la Alpha 33, pues además de incorporar vídeo, tiene para mi algo que es clave, y es que la pantalla gira sobre sí misma y se puede utilizar para toda clase de disparos en posiciones extrañas y siempre originales. Lo sé, no parece una buena justificación, pero tengo un amigo que siempre dice que “tu peor foto será aquella que no puedas sacar, sea cual sea la razón”, con lo cual, la versatilidad al poder.

¿Las desventajas? Es grande, y muy pocas veces me la he acabado llevando de viaje, especialmente en los de trabajo, que al final son los más comunes. Con lo cual, siempre he dispuesto de una cámara compacta, primero fué una Canon S40 -que murió aplastada por una caída de un Quad-, luego una Ixus 75 -aún la conservo- y después me pasé a Sony. En este último nivel, he tenido varias: DSC-HX7v, luego una DSC-HX9v y por último, la de ahora, una DSC-HX30v.

Es una compacta increíble. En un cuerpo relativamente pequeño lleva un zoom óptico 20x, GPS, e incluso Wifi, además de un sensor de 18.2 megapixels y multitud de ajustes manuales que me permiten hacer unas muy buenas fotos nocturnas… He de reconocer que todas las cámaras que he tenido de la serie HX nunca me han defraudado, y los cambios se han debido siempre a mejoras en el conteo de megapixels y funcionalidades adicionales como GPS o Wifi. Se pueden llevar sin ningún problema en un bolsillo y tienen suficientes ajustes manuales como para convencer a alguien acostumbrado a una réflex; por último, el sensor, a pesar de su minúsculo tamaño, es capaz de realizar grandes tomas en condiciones de muy baja luminosidad.

Destacaría, de entre las compactas tradicionales de Sony, la DSC-WX70, minúscula, de verdad, muy pequeña, se puede llevar de viaje en el bolsillo de la camisa sin ningún problema. Aún así, ¡lleva un sensor del mismo tamaño que la HX30V! Además de 16.2 Megapixels y una pantalla trasera táctil… Una pequeña joya, muy recomendable para llevarla a cualquier sitio.

La pequeña joya...

Pero -que siempre hay peros- como indicaba arriba, la réflex me la llevo muy pocas veces, con lo que la responsabilidad siempre recae sobre la compacta… Y eso no me hacía muy feliz, así que inquieto andaba yo al respecto. Hete aquí que hace como un año y medio Sony entró de lleno en el mercado de las micro tres cuartos o lo que se llaman cámaras Evil (que ahora se llaman CSC): un sensor de tamaño reflex en un cuerpo muchísimo más compacto y con objetivos intercambiables, y sin espejo… Nueva revolución. Con el nombre de NEX, Sony lanzó al mercado la C3 y la C5. Dos pequeñas maravillas en las que ya me había fijado cuando fueron anunciadas, pero el presupuesto no da para todo, así que las deje fuera de mi radio de acción… Hasta hace 4 meses, cuando por un precio ajustadísimo, tanto que me da vergüenza reconocerlo, cayo en mis manos una NEX-5N, la sucesora de la C5. Desde entonces, no he vuelto a usar la Alpha 33… Es más, estoy en proceso de venderla…

¿Qué es lo que tiene? Pues de todo… Tan sólo le falta una pantalla trasera que gire… El resto, es francamente igual a la Alpha 33, sólo que ahora sí me la puedo llevar de viaje… El sensor, para empezar, es del mismo tamaño que la Alpha, así que las fotos tienen una luz y una nitidez increíble. El objetivo es intercambiable, tiene tantos ajustes manuales como la 33, la pantalla trasera es tácil, ¡e incluso me admite el mando a distancia para las fotos de exposición prolongada! Vamos, que cuando alguien me pregunta ahora por una réflex, le devuelvo la pregunta ¿para qué la quieres? Y al final acabo recomendando una Nex o la Olympus EPL-1 o las Nikon J1 y V1 recientemente anunciadas… De verdad que estas cámaras Evil no tienen nada que envidiar a las réflex de gama baja, incluso a las de gama media… Con el añadido de que ocupan muy poco espacio… Para mi, el mundo réflex ha dejado de existir… ¿Cámaras Full Frame? Mmm, quizá algún día, pero encuentro que son demasiado grandes para llevar encima a todas partes…

Sin embargo, como ya lleva un tiempo ocurriendo, Sony lo ha vuelto a hacer y ha presentado una cámara compacta con un sensor que es como la mitad que el de la Nex 5N o la Alpha 33, y el triple de grande que el de las compactas tradicionales de Sony… He leído diferentes análisis y la ponen francamente bien, pero que muy bien… Eso sí, tiene un precio… Vamos, ¡que cuesta más que la Nex 5N!

A continuación, un pequeño gráfico para que se ven las diferencias entre el tamaño de los sensores de las diferentes cámaras de esta entrada del blog. LA Alpha 33 y la NEX-5N comparten el mismo tamaño de sensor, al igual que la DSC-HX30v y la DSC-WX70. He puesto el sensor de iPhone 4S por aquello de tener una pequeña referencia…

Aquí está la comparativa de las cámaras que se mencionan en este texto. Clic sobre este enlace.

Se muestran la WX-70, la HX30V frente a la NEX-5N, la Alpha 33 y por último, la deseada RX-100. Me encantaría poder probar esta última… A ver si cae en mis manos pronto…

Como siempre, para más información, recomiendo visitar www.dpreview.com

Y por último, para ver algunas fotografías tomadas con estas cámaras, basadas en mi experiencia: www.flickr.com/photos/negugogor

Anuncios

4 comentarios

Kindle Touch, la facilidad de uso al poder

Llevo desde finales de mayo disfrutando de las posibilidla experiencia e-book de Amazon, ¡exacto! Con un Kindle Touch.

¿Qué es lo que diferencia a este lector de otros? Para empezar, dentro de la familia Kindle hay tres lectores -por lo menos los que es posible comprar en España, porque en USA hay seis modelos diferentes-. El básico (que cuesta 99€), Kindle Touch (129€) y Kindle Touch 3G (189€). El tamaño de la pantalla y prestaciones son prácticamente iguales, aunque en el caso del básico la batería dura un mes menos y tiene menos capacidad de memoria. La gran diferencia está en que los Touch tienen pantalla multitáctil, con lo que se sustituyen los botones clásicos por un interfaz basado en gestos. Es cómodo y práctico, aunque no es intuitivo al 100%, supongo que es la influencia de los gestos que uso con el iPad, que al final los aplicas a todo.

El lector es manejable, pesa poco, es ligero, aunque por calidad de construcción parece más un juguete que un aparato electrónico en condiciones… Sony con su PRS1T, por comparar, ofrece una mejor apariencia, y un acabado más robusto. He comparado el uso de ambos (dispongo del Sony también) y el Sony es muchísimo más versátil en terminos de formatos y de uso, los menús son más completos, más fácil de usar y cuando giras el dispositivo, la pantalla se gira (no he conseguido hacerlo en el Touch, aunque en el básico sí que se puede… curioso). Y la pantalla de este último se me antoja de mayor calidad. Entre sus ventajas, un visor de imágenes y un reproductor de audio que además de MP3 (caso del Touch) también reproduce AAC (formatos sin DRM, gestión de derechos digitales). El navegador web en ambos casos es razonable aunque dada la velocidad de refresco de las pantallas de tinta electrónica, no recomiendo su uso más allá de ver páginas de forma esporádica. Curioso que en el caso del Kindle, tanto el navegador web como el reproductor MP3 formen parte de lo que ellos llaman “Funcionalidades Experimentales”. Se me olvidaba que ambos tienen conexión Wifi.

Donde la cosa cambia radicalmente es en la experiencia de uso/integración online. Los Kindle están diseñados desde cero para formar parte de la página web y los servicios de descarga de contenido de Amazon. El carrito de la compra y el enlace a la tienda Kindle son perfectamente visibles estés donde estés. Y el acceso a la tienda para adquirir contenido es muy, pero que muy fácil… Basta con activar el wifi (en el caso del 3G la conexión va directamente en el propio equipo, y no hay costes de conexión ni de descarga, de por vida) y ya estás listo para comprar lo que quieras, y se baja en segundos. De esta forma no paras de leer y comprar… Cosa que en el Sony es difícilisimo; para empezar, compré el lector hace como 6 meses, y cada vez que selecciono “Reader Store” me encuentro con el mismo mensaje “Próximamente” con lo cual, al final, el que uso es el Kindle Touch. Aparte, una de las mejores funcionalidades de éste último dispositivo es que tiene su propia dirección de correo electrónico, de tal forma que cualquier tipo de documento que envíes a esa dirección, ¡llega directamente al dispositivo! Leer así es una auténtica delicia… Muy, pero que muy cómodo…

Con lo que, recomendación clara por el Kindle Touch, aún a costa de alimentar el monopolio del gigante del comercio electrónico.

14 comentarios