Archivo para la categoría Uncategorized

El eterno artículo sobre el CES…

Que nunca llegó, al final se convierte en un pequeño texto sobre tendencias tecnológicas… No soy muy amigo de jugar a los profetas, esto de predecir el futuro y especular acerca de tendencias no me acaba de convencer, sobre todo cuando quedará estampado para la posteridad, y así alguien dentro de un año me podrá decir aquello de "pues al final no creas que se cumplió todo".
 
¿Qué cosas creo que veremos este año? Pues la verdad es que no lo sé, así que me voy a tirar a la piscina con aquellas áreas en las que creo que los fabricantes han de trabajar más intensamente -interesante vuelta de tuerca-:
 
1. La clave de la movilidad: baterías más duraderas y con tiempos de carga más cortos. ¿Sabéis por qué no uso mi móvil como cámara de fotos o MP3? Porque no me gusta quedarme sin batería justo cuando necesito hablar, y claro, se llama teléfono móvil porque lo uso para hablar, sino, sería un reproductor de audio portátil o una cámara digital de fotos. Conclusión, para que todo el mundo utilice intensamente todas las funciones de sus dispositivos móviles, ¡que las baterías duren más!
 
2. Estandarización de los cargadores: la guantera de mi coche parece el interior del De Lorean de Regreso al Futuro, está lleno de cables que no sé para qué demonios son, eso sí, todos se enchufan al encendedor y sirven para darle energía a algo… ¡pero no recuerdo qué! ¿Por qué no se ponen de acuerdo todos los fabricantes para que las fuentes de alimentación, cargadores, étc sean iguales? ¿Tanto les cuesta? Vale que sacan un pico con los accesorios, ¡pero es que nos hacen la vida imposible!
 
3. ¿Por qué los portátiles tienen que ser tan feos? ¿Es que nadie en el mundo del PC se va a dar cuenta de que tienen que entrar por los ojos? ¿Es que Steve Jobs es más listo que nadie? Pues eso, menos Ferraris, Lamborghinis o ladrillones, y más portátiles de diseño bonito, agradables a la vista y al tacto…
 
4. ¿De verdad necesitamos 20 formatos diferentes de audio y vídeo? ¿Tan difícil es que todo funcione con todo? ¿Alguien se habrá dado cuenta de que para la tecnología sea usada por todo el mundo necesitamos estándares? Que a veces cuando me descargo ficheros de la red no sé qué reproductor he de utilizar…
 
5. ¿Por qué todos los gadgets nuevos son para el salón? ¿Cuándo tendremos algo para la cocina? ¿Y el baño? Y no me refiero a una nevera con una pantalla que me informe sobre el nivel de hielo, ni tampoco de un software que me diga que tengo que comprar más leche, que me basta con abrir la puerta. No, quiero pantallas que me permitan ver en la cocina lo mismo que tengo en el salón, que es lo mismo que tengo en la habitación… O un cepillo de dientes que se acuerde de cuando lo he utilizado por última vez y me ahorre los disgustos por el dentista… 
 
6. TVs inteligentes. Vale, cada vez son más bonitos y más finos, tienen más calidad y más detalles… ¿Pero cuándo tendremos un temporizador que haga que la tele no se apague de golpe? ¿Y grabadores de disco duro con 3 ó más sintonizadoras? ¿Y equipos Home Cinema más fáciles de conectar y escuchar? ¿Y no se puede hacer que todo se entienda con todo más fácilmente?
 
7. Mandos a distancia… Mando para el aire acondicionado, para la caldera de gas natural, para la tele, para el teléfono, para la radio… ¿Algún fabricante puede por favor crear un mando universal único? Ah, y barato, que todos los que hay son carísimos, nunca conseguirán que la gente los compre de manera masiva, con lo cual, no se abaratan los costes.
 
8. Wireless. Sin cables. Puuf, la de años que llevo escuchando que los cables van a desaparecer de todos los lados. Siguen ahí. No veo aún sistemas de transmisión de audio/vídeo fiables sin cables, no veo sistemas de transmisión de datos fiables… En línea recta todo funciona bien, pero, ¿y en una casa?
 
9. Etiquetas RF. Me parecen el invento del siglo, si cada artículo que compro viniera con uno, catalogar todo lo que tengo desde el ordenador o desde otro dispositivo sería facilísimo. Vale, alguien tiene que diseñar un dispositivo para ello.
 
10. Pantallas táctiles, el iPhone me parece el invento del siglo por la facilidad con que se usa. Si la Wii también se puede usar con los mandos en el aire, y hasta Microsoft ha desarrollado un Smartphone con pantalla táctil o la brillante mesa Surface, ¿para cuándo pantallas táctiles por todos los lados?
 
Me ha quedado un poquito destroyer diría yo… No, en realidad quería echarle un poquito de humor a todas estas situaciones que nos encontramos todos los días y que parece no son tenidas en cuenta por los fabricantes. Seguro que este año nos sorprenden.
 
Una vez más, me he escapado de escribir sobre el CES. Prometo que un día de estos lo haré…

Deja un comentario

Steve Jobs es la caña…

¡No para de revolucionar e innovar! Llevo dos días pensando cómo tratar este tema. ¿Un blog de cacharros en MSN hablando de Steve Jobs? Bueno, no deja de formar parte de la esfera tecnológica, con lo que al final acaba siendo necesario. Además, soy usuario de Mac desde hace varios años y desde julio de 2007 llevo un iPhone en el bosillo como móvil personal -sí, llevo dos líneas, una de empresa con un Smartphone de Microsoft y otra con el iPhone-.
 
Pues este señor, en la MacWorld Expo 2008 ha vuelto a hacer de las suyas, anunciando 2 nuevos productos, mejoras para iPhone y iTouch, y un nuevo servicio de descarga de películas en modelo de alquiler a través de iTunes. De cada uno de ellos se podría hablar por separado durante largo tiempo, pero sin duda alguna me quedo con lo que es uno de mis sueños: el MacBook Air. Llamarlo ordenador portátil es desproveerlo de todo el encanto que tiene, y meterlo en una categoría que horroriza por la falta de estilo que impera en ella. Este dispositivo portátil es increíble, no ocupa casi nada -vale, decir que es un A4 es darle un tamaño relativamente grande, pero aconsejo visitar la página de Apple para ver fotografías- y aún así tiene potencía más que suficiente para las cosas que hacemos en el día a día. La pantalla es grande, nitida e incluso el teclado se ilumina cuando no hay luz -¿alguna vez os ha pasado que os apetece escribir a oscuras y no véis las teclas de vuestro portátil? a mi muchas-.  Como siempre, Steve Jobs sabiendo sacar el mejor rendimiento a los ingenieros y desarrolladores de producto que tiene en sus laboratorios.
La Imagen no le hace justicia, sinceramente. En la web de apple -www.apple.com- hay un estupendo vídeo donde se puede apreciar su tamaño frente a una mano y un sobre A4.
 
Otras novedades anunciadas han sido diferentes actualizaciones para iPhone y iTouch, bienvenidas sean, aunque ni rastro del iPhone 3G. Se ha informado también de un dispositivo llamado TimeCapsule, para hacer copias de seguridad -¿va Steve Jobs a enseñar a las empresas de copias de seguridad a hacer copias de seguridad?- y por último, nuevos modelos y mejoras del Apple TV.
 
Dejo para el final la adición a iTunes de un nuevo servicio de películas en alquiler, hasta en alta définición. Muy similar al ya disponible a través de Xbox 360 desde el cual es posible descargarse también películas en alquiler.
 
En realidad este texto debería ser sobre el CES de Las Vegas, pero lo dejo para mañana… 😉
 
 

2 comentarios

Sobre regalos no hay nada escrito…

Esto de las Navidades es agotador, acaba con la paciencia y la energía hasta de Sansón. Viene a cuento no por las fiesta como tales, al fin y al cabo -en función de la agenda de cada uno y su círculo familiar y de amistades- lo único que hay que hacer es ir a las diferentes casas o sitios, sentarse, reirse un rato, hacer comentarios y comer, sobre todo comer.
 
El estres me viene a mi por culpa de los regalos. Y alguno se preguntará que porqué: pues es fácil. Cuando uno tiene mucha familia o muchos amigos, o las celebraciones de Navidad son muy de regalos, tiene varios problemas, el primero, presupuestario… el segundo, de elección. ¿Alternativas? Pues el año pasado se me cruzó el cable y recuerdo que compre un libro de Eduard Punset, El Viaje A La Felicidad, para todo el mundo. La dependienta de la sección de libros de un conocido gran almacén alucinaba mandarinas cuando le pedí 14 ejemplares del anteriormente citado libro. Que a todo esto, recomiendo encarecidamente su lectura. Cualquiera de los libros que forman parte de la "colección" -me gusta llamarla así porque tienen una apariencia así como de colección- son excelentes. ¿Qué tiene que ver este libro con los gadgets? Pues mucho, no en vano Eduard Punset pasa por ser una de las mentes preclaras de este país en términos de tecnología y vanguardia. Así que si queréis aportarle una visión nueva a alguien que sólo piensa en cacharros, adelante, le gustará.
 
¿Pero qué hacer cuando un libro no es lo adecuado? ¿qué le regalo a alguien que tiene de todo en términos de enchufes, lucecitas, pilas o botones? Pues hay muchas cosas, algunas de ellas originales, otras más comunes. Se puede empezar por el repaso clásico: cine, música y después cacharros. En cine o vídeo puede uno lanzarse a la piscina a buscar en la sección de ciencia ficción del centro comercial de turno para hacerse con las películas más habituales (Yo robot, Enemigo Público, Regreso al Futuro, James Bond, Bournes y compañía), o, sorprender con obras maestras como puede ser el reciente lanzamiento de Blade Runner en un cofre en edición especial con ¡cinco versiones diferentes de la película! ¿Series? Acaba de salir 24 sexta temporada y si mal no recuerdo también hay algo nuevo de Alias. También me da que acaba de salir en DVD la última de Bourne (pedazo de película).
 
¿Qué más tiene el mercado? ¿Un navegador? Suele ser otro de los regalos de esta época. Los hay de diferentes marcas y modelos: Sony, Panasonic, Navigon, Airis, Garmin pero el líder sin duda alguna es TomTom. Mi recomendación es fijarse en el tamaño de la pantalla, que el software se fácil de usar y que la batería dure un ratillo largo, aparte de que el soporte no sea un Mazinger Z pues hay modelos que llevan una estructura que parece más bien preparada para aguantar el peso y el tamaño de un transbordador espacial. También puede uno irse a por móviles con GPS desde los clásicos con Windows Mobile (HTC P3300, HTC Tytan II o HTC Cruise) pasando por los Nokia N95 (en version Classic o 8 Gb) o N6110 Navigator, hasta llegar a las Blackberry modelos 8800, 8310 y 8110. La gran ventaja de estos dispositivos es que son todo en uno, con lo cual no hace falta cargar con 20 aparatos diferentes. Sin embargo, su gran pega es por un lado el alto precio (cualquiera de los terminales antes citados no baja de los €400) y su relativa corta vida en términos de batería (como mucho 3 ó 4 horas) y su impacto sobre la posibilidad de realizar llamadas.
 
Cambiando a electrodomésticos tecnológicos -aunque no sé si a un despertador se le puede llamar electrodoméstico- me gusta mucho el nuevo Wake Up Light de Philips. Mi única pega de momento es el tamaño, me gustan las cosas más discretas para mi mesita de noche. Pero me parece un invento interesante. Hay dos versiones -una con radio y otra sin radio, siendo esta última más barata- y ciertamente son interesantes. Las cafeteras Nespresso no son precisamente alta tecnología, pero nada mejor para disfrutar de una buena película o un buen libro o la lectura del manual del último aparato que nos hemos comprado estando acompañados de un buen café.
 
Otros regalos interesantes pasan por los marcos digitales, son muy "cool" y quedan estupendamente en el salón, en el mueble justo detrás del televisor plano. La recomendación es coger uno que tenga una buena resolución y en 7" como mucho… que 9" ya es exagerado. Los precios varían mucho en función de la marca, y sobre todo del panel utilizado para la representación. Me olvidaría de cosas como que reproduzca vídeos o cante, que para eso ya están las minicadenas y los MP3 al uso. Además, nada más molesto que sentarte a ver la tele y tener que levantarte para apagar el dichoso marquito digital. Las fotos han de ser una presencia discreta, que estén, pero que no se noten. Sí, hay algunos marcos asombrosos, como los que pemiten vía wifi recuperar la infomación desde un ordenador o se conectan a la web para sacar el tiempo. Precisamente estoy buscando uno así para hacerle compañía a mi futuro despertador Philips, algo pequeño, en 3" ó 4" pulgadas, para la mesita de noche.
 
Hay tiendas que merece la pena visitar, incluso con catálogo online, como por ejemplo Vinçon (www.vincon.com). La variedad de propuestas y originalidad de algunos de sus artículos se ve sobrepasada por la gran cantidad de ellos que es posible encontrar. Y tienen precios para todos los bolsillos.
 
Otro sitio web interesante es www.ziclotech.com. Mi reino favorito. Además, hasta el día de Reyes queda una semana y media, que si Correos o las mensajerías se portan, es tiempo más que suficiente para recibir los pedidos en casa.
 
Sí, no me olvido de sitios web como Redcoon, Pixmania, Rebelio, DigitalToyshop; donde es posible encontrar electrónica tradicional a muy buenos precios.
 
Bueno, hora es ya de la comida de Navidad. Seguiré dando vueltas a lo que me gustaría que me regalaran… Seguro que a alguien le dará alguna indicación.
 
                                                                                  
 
 
 
 
 

Deja un comentario

Llega la navidad, y con ella los Almendros.

Así es como mi padre nos llama a sus hijos cuando llega la navidad: los Almendros, porque como el turrón, volvemos a casa en estas fechas.

Viene el título a cuento del momento que nos toca vivir durante las próximas semanas. Ya me he hecho mis propósitos ahorradores para estas fechas, y básicamente he decidido que ya tengo bastantes cacharros, así que me dedicaré a disfrutar las últimas adquisiciones, y explotar al máximo las que ya tenía.

Para empezar, sigo como un enano con el iPhone que me traje de USA en julio. Me encanta la facilidad para navegar por la web (sí, de acuerdo, GPRS va muy lento), puedo entrar en Facebook (www.facebook.com) sin ningún problema, acceder al Messenger a través de Meebo (www.meebo.com), ver callejeros a través de Google Maps, consultar la bolsa… pero la aplicación que más me fascina es la del tiempo. De un vistazo rápido puedo saber qué tiempo hace en diferentes sitios del planeta, o de mi país. ¿Cómo será el tiempo mañana en Madrid? ¿Podré sacar la moto? ¿Estarán mis padres con el chaparrón número 345 del año en Bilbao? ¿Qué tal estará Nueva York? ¿Y Egham en Inglaterra? ¿Pasaré frío en Burgos otra vez –me gusta parar a comer en Ojeda cuando voy a visitar a mis padres-? Verdaderamente fascinante el aparato. Aunque echo muchísimo de menos poder enviar MMS.

Por cierto, esto del iPhone ha hecho que abandone mi Nokia N95 y el Sony Ericsson K800i, aunque sigo con el P3300 y el HTC S710 como móviles de compañía, si bien le he echado el ojo al HTC S730 (una evolución del 710 con 3G, HDSPA y cámara para videoconferencia) y creo que al final me lo acabaré pillando.

En términos de audio portátil, el Creative Labs Zen Vision W me ha conquistado, su pantalla es enorme (4,5” y formato panorámico) y mantiene las 4,5 horas por batería como el anterior Zen. Se me queda quizá un poco escasa su capacidad (30GB) pero he de reconocer que estoy interesado en el nuevo Zune de 80 Gb, que he encargado repetidas veces sin éxito a compañeros que viajaban a USA, parece que no se ha calculado bien la posible demanda, y la oferta de reproductores de ese tamaño es más bien escasa. No, no pienso comprarme un iPod de 160 Gb, para empezar, la pantalla me parece pequeña, y no tiene radio. Y para seguir, no me gusta nada iTunes como gestor de contenidos digitales. Vale, tampoco el de Zune es mejor, pero sí me parece mucho más intuitivo… Aunque sin duda el mejor es el de Creative, que no hace falta convertir nada. Arrastras los ficheros que quieres reproducir al dispositivo cuando está conectado, y asunto arreglado. Además, reproduce fichero de audio y vídeo –incluso DIVX y XVID- de manera nativa, sin necesitar conversiones, con lo que es copiar y listo para escuchar o ver. Cuando con Zune o Ipod (peor éste último) tienes que convertir, sobre todo los vídeos. . 

Y pocas cosas más, la verdad, le había echado el ojo a una cafetera Nesspreso, ya sé que no tiene nada que ver con los cacharros, pero me encantaría tener un aparato así. Me gusta la idea del café en capsulas –y no, no tiene nada que ver con George Clooney ni ningún interés en convertirme en un solterón deseado como él- y me parece interesante. Ya estoy un poco cansado de la consabida respuesta que ocurre en mi casa cada vez que las visitas preguntan “¿un café con leche?” que suele ser “no tengo cafetera, lo siento”… y es como destapar la caja de los truenos, pues es la misma respuesta que doy desde hace dos años…

Lámpara de despertar   Lo otro que me ha gustado, y mucho, o por lo menos me ha llamado la atención ha sido una especie de cruce entre lámpara y despertador que acaba de sacar Philips al mercado. Todo son parabienes para el cacharrito, desde que te despierta con ruidos de pajaritos o incluso el sonido del mar o una dulce brisa, hasta que con la forma en la que se enciende es como si estuviera amaneciendo dentro de tu habitación, haciendo que despertarse sea algo relajante y suave. No podría estar más de acuerdo, odio el soniquete repetitivo y agudo de mi despertador de sobremesa. Hay cosas que me echan un poco para atrás, como es el tamaño, y ese display digital de colorines que amenaza con estar toda la noche encendido… No sé, igual me compró uno, lo pruebo, y si no me gusta lo devuelvo.

 

En cuanto a la cinta de correr, ahí sigo. Ya llevo acumulados 142 kilómetros. Me hago unos 3,5 kms diarios a 8 km/h (6 los sábados y domingos). Y mientras ando a ese ritmo (zancadas largas, que para mi midiendo 1,88 son fáciles) me veo series de TV en la pantalla que me he colocado. He terminado la primera temporada de Héroes (por dios, qué serie, impresionante, a ver si llega pronto la segunda temporada) y ahora estoy devorando otra serie de TV llamada Surface. Lo siguiente será 24 sexta temporada, y me van a prestar las primeras temporadas de El Ala Oeste de la Casa Blanca así que creo que no me voy a aburrir mucho… Y, como lo que tengo conectado al televisor es una Xbox 360, gracias al soporte WMW y DIVX me puedo ver prácticamente de todo; y que nadie me entienda mal. No me gusta la reproducción de contenidos ilegales, y me gusta adquirir todas las series en su formato original. Sin embargo, me he dado cuenta de que es muy conveniente tenerlo todo en un disco duro externo que conectado a la consola te permite ver todo. Así que convierto todos los DVDs en ficheros digitales y en la consola que me lo veo. Para convertir, utilizo dos programas que me he descargado y registrado. El primero de ellos se llama SoftPepperVideoRipper 1.0, y me convierte el DVD a cualquier formato vídeo que quiera; el segundo se llama SoftPepperVideoConverter y es un convertidor de formatos de vídeo. Para cuando tienes algo en DIVX y lo quieres pasar a WMV o de Quicktime a DIVX, por ejemplo.

Ah, se me olvidaba, ¡me he pillado una réflex digital! He conseguido –casi regalada, a través de un amigo- una Alpha 100 de Sony. Impresionante cámara. Tengo una cámara compacta digital, una Ixus 75 con la que estoy encantado, 7.1 megapixels, pantalla de 3”, un diseño fantástico; es la compañera de viajes ideal. Anteriormente he tenido una Canon Ixus 750 y antes una Canon S40; sí, siempre he sido de Canon, me gustan los diseños de sus cámaras y sus prestaciones son excelentes. La cosa es que llevaba un tiempo queriendo meterme en el mundo réflex en digital; todo viene de una Nikon réflex analógica que heredé de mi padre. La tenía con 3 objetivos, un 35mm, un 50mm y un tele de 28 a 70mm, creo. La llevaba en su bolsa con los objetivos, varios juegos de lentes ¡e incluso filtros de colores! Hubo una época en la que además me dedicaba a la fotografía en blanco y negro con ella… pero reconozco que tiraba mucho papel y el revelado era muy caro. Y mi padre no estaba por la labor de seguir subvencionándolo. Esto fue hace ya como unos 15 años… Total, que con la llegada de la fotografía digital (mi primera cámara digital es del año 2000) abandoné la reflex… Hasta en marzo de este año, en un viaje con unos amigos a Nueva York –gracias Antonio, tu Nikon fue la chispa que me hizo pensar en una vuelta a lo réflex- descubrí que sí que hay diferencia entre las fotos de una réflex y las fotos de una compacta –vale, no soy tonto, ya sé que no son más caras sólo porque son más grandes-. Y llevaba ya un tiempo dándole vueltas al tema, hasta que me ha surgido esta oportunidad para hacerme con una a muy buen precio. ¡Y estoy sorprendido! Estuve en la Sierra de Ayllón en un divertido viaje de sábado descubriendo el norte de Guadalajara y Madrid, hace poco más de un mes. Aproveché y me llevé la cámara. ¡Fascinante! También llevaba la compacta, y menuda diferencia… Vaya atardeceres más chulos que sacaba la Alpha…

Bueno, creo que me he quitado la espinita de no haber escrito en casi un mes…

Hasta el próximo post, que espero sea la semana que viene.

1 comentario

Demasiado tiempo…

Tengo que reconocerlo, me paso demasiado tiempo sin escribir. Mis posts son como el Guadiana, aparecen y desaparecen. Desde el 29 de julio que fue mi último mensaje han ocurrido muchas cosas en el mundo cacharrero, e incluso ha aumentado de manera considerable mi almacén personal. Entre adquisiciones y pruebas, ¡el montón se ha hecho aún más grande!

 ¿Qué ha caído en mis manos? Pues desde un Creative Labs Zen Vision W de 30 Gb hasta un nuevo móvil de Qtek, pasando por una pantalla nueva que me he pillado de 32″ para jugar con Forza 2 en el asiento de competición. Ah, se me olvidaban unos auriculares superchulos para el iPhone, y un Zune de Halo 3 -a la espera de los nuevos modelos-. Ellado informático lo tengo más abandonado, si bien recogí el testigo de una oferta para una ATI X1950XT, no es DirectX10, pero a caballo regalado no le mires el dentado. La tengo que poner en SLI con otra ATI X1800 que tengo, a ver cómo chuta Crysis. También he de decir que me he pasado al lado fitness, y me he vuelto loco durante un mes para adquirir una cinta de correr.

 Y a esta última me voy a referir. Dicen que una vez que uno empieza a tener ya cierta edad, la salud es lo primero, y razón no falta. Así que ante el planteamiento poco deportivo de mi vida, algo tenía que hacer. Y en este punto es dónde llega el problema: ¿qué algo? ¿Gimnasio? No, lo siento, me dan vergüenza por un lado, y por el otro, con el follón de vida que tengo encontraría mil excusas para no ir, al margen de la pereza de tener que sacar tiempo para ir. ¿Piscina? Mmm, aún es pronto para pasear el físico… ¿Deportes asociados a una pelota -padel, tenis, fútbol, baloncesto-? No, siempre dependes de otras personas, al margen de las inclemencias del tiempo. Así que pensé que lo mejor era comprar una máquina para cosa. ¡Y aquí tenemos otro dilema de nuevo! ¿Qué máquina? Ya tenía una bicicleta estática… y mmm, he de reconocer que la use más bien poco, o nada. En realidad fue un capricho de la persona con la que convivía antes. ¿Uan cinta de correr? ¿una máquina elíptica? ¿steppers? ¿musculación? ¿remo? Nada, lo mejor era una cinta de correr -o de andar, como la llamo-. Ocupa relativamente poco sitio y es algo que sí me veo haciendo. Estoy convencido de que con cualquier otro dispositivo hubiese pasado como con la bicicleta.

Una vez tomada la decisión del aparato a adquirir, llegó el momento de meterse de lleno en harina y tratar de saberlo todo sobre las cintas de correr. ¿Cómo se hace esto? Pues hay varias maneras: encuesta popular entre amigos y conocidos, publicaciones del medio, acudir a una tienda especializada, o simplemente dejarse guiar por la lo que uno considera el precio más razonable después de hacer una pequeña encuesta. La cuestión es que me volví loco durante tres semanas mirando precios online y offline, siempre con la referencia de buscar una cinta que aguantara mi peso -ejem, es secreto de estado- y que además fuera ancha, pues dada mi envergadura debería sentirme cómodo sobre ella. Me sentí muy atráido por una cinta de la marca ProForm que tenía una pantalla de TV de 7″ integrada en su frontal, pero se me iba de precio, aparte de que le he puesto a la mía una de 32″ y una Xbox 360 Elite cerca para ver películas en DVD mientras me ejercito. 😉

Proform 650v Treadmill

He de decir que hasta el momento estoy sorprendido y al mismo tiempo me siento responsable. Llevo casi tres semanas con ella y todos los días me levanto a las 7:15 para hacerme 40 minutos. Vale, no es gran cosa, pero si tenemos en cuenta que antes no hacía nada… pues ya es algo. 

Y hasta aquí mis aventuras con las cintas de correr…  

4 comentarios

Alguna vez tenía que ser la primera vez…

 Sí, la cosa es que llevaba un tiempo pensando en apuntarme a esto de la blogosfera -¿se escribe así?- para contar historias sobre el fascinante mundo de la cacharrería electrónica. Trataré de ser imparcial, trabajo para la división de entretenimiento y dispositivos de Microsoft, dentro del equipo de Marketing de Xbox 360, con lo que alguna vez seguro que se me escapará algún post autopublicitario.  
 
¿Qué encontraréis en este blog? Pues un poco de todo en términos electrónicos. Si tiene pilas, luces o se puede enchufar a la corriente, tarde o temprano lo veréis aquí.
 
Mañana más…
 
Oscar.
 
 

3 comentarios

No lo he podido evitar, ¡me he comprado un iPhone!

Sí, y la manera de hacerlo ha sido muy divertida, pues parecía que el único modo de hacerse con uno es contratar un plan con AT&T -el operador que comercializa el terminal en exclusiva en USA- y para eso pues casi como que hace falta vivir por aquí, pues no, y reconozco que ha sido más fácil de lo que pensaba. Lástima que sea la 1:39 de la mañana y me tenga que ir a la cama porque a las 5:00 he de salir del hotel corriendo a coger el avión… sic, me vuelvo mañana a Madrid. En fin, mañana más, que llevo la batería bien cargada para el avión, y he metido algo de música y fotos en el iPhone para ir jugando con él… Ciertamente, también me he saltado la activación a través de iTunes… 😉

1 comentario

El N95, una quimera…

Y digo una quimera porque me está costando mucho encontrarlo. Lo veo anunciado por todas partes como exclusivo Movistar, pero en niguna tienda lo han visto… No sé cuántas llevo ya visitadas/llamadas, y hasta ahora los resultados son nulos… Hoy he conseguido que de una tienda me avisen cuando les entre… ¡Qué tendrá el terminal que todo el mundo lo quiere!

 Fin de semana largo por delante, me voy a dedicar a probar cosas y poner un poco de orden en trastolandía -mi buhardilla- que está un poco desorganizada. Cosas que tengo pendientes de probar/instalar: una antena TDT Thomson -mi PC con Vista se niega a sintonizar con la antena normal de mi casa-, una webcam Linksys de estas que son wifi, dar de alta las direcciones de email de Trastoman.com, que tengo el dominio un poco abandonado, y por último, un divertido mini helicóptero de radio control que me regalaron por cumpleaños hace un par de semanas. El fin de semana pasado estuve un rato con él y tiene pinta de ser muy divertido… ya os contaré. ¡Foto abajo!

653008-lg.jpg

5 comentarios

Meses más tarde… una de móviles…

¡Qué felices me las prometía hace unos meses cuando inicié este blog! ¡Qué ingenuo era entonces! Digo esto porque desde mi último mensaje el día 20 de enero han pasado 4 meses, y ni una sola entrada… ¿qué tipo de audiencia fiel quiero tener yo así? ¿cómo van a entrar esos miles de banners que están esperando en las puertas de DoubleClick o de MSN para ser colocados en esta página? En fin, como decía mi abuelo, si la política te da de comer, sé político, sino, trabaja. Pues tendré que aplicar esto a lo de ser blogger y seguiré trabajando.

                     Nokia N95, el terminal soñado.             HTC P3300, el contendiente.     

 En estos 3 meses han pasado por mis manos toda clase de aparatos -aunque el Linksys sigue en el mismo enchufe, dando cobertura wireless a la Xbox 360 del salón- y siempre llegó a casa con la idea de añadir un par de líneas al blog, y descubrir cómo se ponen fotos, para animar la cosilla, aunque todo el tema de los copyright y los derechos de autor me tiene preocupado, así que aceptaré toda clase de recomendaciones al respecto.

 Bueno, a lo que iba, que no es más que hacer un breve repaso a  los móviles que últimamente han pasado por mi mano, si bien, al que más ganas le tengo, sin duda alguna, es al Nokia N95. He de reconocer que los Nokia no son santo de mi devoción, no entiendo, por ejemplo, porqué sus terminales de gama alta -N80, N70- no se pueden cargar por USB con el mismo cable que viene en la caja, cosa que los Sony Ericsson, K750 o K800 sí pueden. Otra cosa que me molestan es que no reproduzcan ficheros en windows media audio de manera nativa… vale, mola el MP3, pero cuando uno se acostumbra al universo Microsoft, en el que todo el software reproduce tanto WMA como MP3, tener que convertir todos los ficheros, es una auténtica pesadilla. POr no hablar de la duplicación que se hace en el disco duro del PC de los formatos… es decir, ¿por qué no puedo arrojar los contenidos en la tarjeta de memoria y ya está? ¿Por qué tengo que usar el software de Nokia? ¡Que además, me duplica la música en el disco duro de mi portátil! Es decir, tengo una carpeta de música con los ficheros para el windows media player, y otra carpeta que se llama música con la que sincronizo para el Nokia… En fin, que he borrado las dos carpetas, y lo he puesto todo en un disco duro externo de 160 gb -muy sorprendido estoy de haberlo encontrado por 72€, de la marca Trekstor, nuevo, con garantía de 2 años en una tienda Second Market-. Insisto en el tema de la usabilidad, me considero un usuario avanzado y acepto todas estas cosas, pero ¿qué hará un usuario novato? ¡Pues huir!  Por eso la gente no compra cacharros, ¡porque no los entiende!

 Total, que esto iba de móviles… decía entonces que en los últimos meses han pasado por mis manos diferentes términales -Nokia N70 y N80, Sony Ericsson K750i y K800i, Palm Treo 750c, HTC TyTN o QTEK 9600 y HTC P3300- y reconozco que no puedo  quedarme sólo con uno. Me encantan las fotografías que saca el K800i, esos 3.2 Megapixels con autofocus y flash de Xenon marcan una importante diferencia respecto a los 3 Megapixels y led del N80. Por otro lado me vuelve loco el diseño slider y la wifi del N80, así como ese Bluetooth que hace que escuche música a través del Parrot de mi coche… ¿Y del K750i y N70? Bueno, son un poco antiguos, digamos que mantengo activos dos terminales para uso personal -ahora mismo el K800i y el N80- y otros dos -Treo 750v y P3300- para uso profesional. Con lo cual el K750i y el N70 tienen ya dos añitos; el N70 se lo he regalado a un amigo, y el K750i lo guardo por razones emocionales -guardo todos los Sony Ericsson que he tenido, y tengo como 7 u 8-.

A ver, que me pierdo. Decía entonces que el N80 y el K800i no están mal, si bien tengo que llamar la atención sobre la fascinante posibilidad de usar Tom Tom Navigator con el N80, ¡qué ventaja! por 199€ se puede comprar un pack online que lleva la última versión y los mapas de lo que ellos llaman Western Europe además del receptor GPS Bluetooth necesario para localizar los satélites. Fascina estar en medio de cualquier ciudad europea -especialmente conduciendo- sacar el receptor GPS y conectarlo al mechero del coche -de ahí esa ventaja de los Sony Ericsson para cargarlos vía USB- para emparejado con el N80 decirte tranquilamente por dónde has de ir. Me da lo mismo que sea Paris que Bilbao, las indicaciones salen claras a través del altavoz del móvil, o incluso a través del manos libres del coche -insisto en que los Parrot van de cine-. Desafortunadamente, parece que Tom Tom y Sony Ericsson no se llevan tan bien, porque no he visto ninguna versión de su software para los terminales no smartphone de los suecos. Me disipo…

 Respecto a los otros tres terminales smartphone, sí, los tres llevan Windows Mobile, pero en formatos diferentes: el Treo 750v lleva teclado y puntero táctil siendo 3G y con cámara de 1.3 megapixels, el HTC TyTN es 3G con cámara de 2 megapixels y wifi, además de teclado deslizante; y por último, el P3300 sorprende porque siendo tan delgado como es, lleva GPS integrado además de wifi, vale, no tiene teclado, pero se lo perdono por el wifi, aunque la ausencia de 3G no la acabo de entender. Total, que de estos tres he de reconocer que el P3300 me tiene enamorado, sobre todo por su función GPS, que creo va mucho más allá de la que incorpora el Nokia N95 -¡me he hecho adicto al Tom Tom del 3300!-. Sus funciones Windows Mobile son buenas, muy buenas, sincronización con exchange y descarga de correo electrónico corporativo, acceso a hotmail y su correo además del messenger, wifi, slot micro sd para meter los mapas y la música, y una cámara de 2 megapixels de calidad decente, aunque no llega a la calidad de la cámara del K750i ni por asomo, ni tampoco a la del Nokia N70, sus ópticas son mejores.  Una vez más, cada uno de estos terminales tiene sus ventajas, el ideal sería uno que cruzará la Treo 750v con el P3300 de HTC, por aquello del teclado y el 3G…

Sin embargo, sigo esperando al Nokia N95 como agua de mayo, para mi es como un icono, cámara de 5 Megapixels, GPS, wifi integrado, 3G, música, clavija de audio de 3.5 mm -que ya estoy harto de que cada móvil venga con su clavija personalizada-, étc. Mi sueño de terminal. Ha llegado a mis oídos que por lo visto mejor esperar a la siguiente actualización de software, aunque los casi 100.000 puntos que tengo de Movistar me están poniendo muy difícil el tema de aguantar… Ya os contaré.

 Espero que la próxima entrada sea en breve, y hablaré de la gran cantidad de cables que hay en la guantera de mi coche… que parece una jaula de estas de saldos como las que hay en los pasillos del Media Markt con producto a 4,95€.

1 comentario

Hoy soy feliz… creo que lo he conseguido.

Lo cierto es que no sé si cantar victoria aún o no, pero parece que esta vez la cosa se va a mantener así durante más tiempo.

 Entre el titular, y las primeras líneas, este post parece llevar otro camino, sin embargo, sigue siendo sobre trastos. Viene todo esto a cuento de una situación muy particular que estaba viviendo en mi casa, a costa de mi deseo por mantener todos mis contenidos en un sólo sitio, y de ahí, distribuirlos convenientemente por toda la casa. Quizá sería conveniente empezar citando que tengo la fortuna de vivir en un adosado, que comparto con mis trastos, mis hobbys y mi gata, un bicho al que adoro y que me hace mucha compañía -hay que ver lo que un animal puede hacer frente a la soledad-. Tal y como tengo distribuidas las tres plantas, utilizo la buhardilla como sede central de Trastolandia, donde tengo varios PCs, el Home Cinema, el proyector, mis consolas y videojuegos, así como el resto del material electrónico de ocio.

Mi ordenador central es un PC con Windows XP Media Center Edition 2005, que espero próximamente migraré a Windows Vista Ultimate y al que cariñosamente llamo Berta, como creo que se llama el servidor central de la Agencia Tributaria española. La configuración actual, y digo actual porque acostumbro a cambiarla cada 8 meses, es un procesador Intel Pentium Dual Core a 3.2 GHz con 2 GB de RAM en dual channel sobre una placa base ASUS, una tarjeta gráfica ATI X1800XT con 512 MB de RAM en Crossfire -así que en realidad son dos- y varios discos duros que suman un total de 1,4 Terabytes de capacidad de almacenamiento. Como tarjeta sintonizadora para Media Center uso una Hauppauge WinTV Nova T500 con TDT dual, lo que me permite grabar una canal mientras veo otro o incluso programas dos grabaciones simultáneas. Bueno, pues con esta configuración, y utilizando dos Xbox 360 como repetidores de Media Center, mi intención era distribuir los contenidos por toda la casa.

Bajo esta premisa, la buhardilla tiene el espacio dividido en zonas, una parte habilitada como despacho -donde está Berta junto a un G4 y un segundo PC- y otra parte en la que está el proyector, con el Home Cinema y las consolas. Es en esta zona de “cine” donde tengo una Xbox 360 conectada vía cable a la red casera. Y aquí no hay ningún problema de reproducción de los contenidos de Berta en la pantalla del proyector usando la consola; puedo escuchar toda la música, ver los vídeos, echar un ojo a las fotografías, incluso ver la TV, todo ello de manera muy fluida, gracias a la conexión ethernet. La consola está conectada al proyector -un Sony VPL-HS50- a través de un receptor Yamaha RX-V2600 utilizando conexión por componentes, con 720p como resolución máxima, y se ve de maravilla… menudo cambio respecto al televisor, un Loewe de 29″ que está cogiendo polvo a pasos agigantados. Lástima.

Total, que en el salón -dos plantas más abajo- tengo un LCD Sony de 26″ con su Home Cinema y otra Xbox 360, y mi intención era conectar la consola al Media Center, para así no tener que poner un vídeo o un grabador de DVD, y, lo más importante de todo, poder disfrutar de las grabaciones que realizo en el Media Center, así como de la música y de las imágenes, sin tener que copiarlo todo a un disco duro externo y andar moviéndolo de arriba para abajo. Supongo que esto también lo han debido pensar en Microsoft y en el CES han anunciado, conjuntamente con Hewlett Packard, un equipo que han llamado Home Server, que básicamente es un servidor para casa, donde están todos los contenidos y se distribuyen a toda clase de dispositivos. Hay varias marcas que lo han intentado en diferentes escenarios -Yamaha con sus equipos MusicCast o Pinnacle con sus dispositivos de audio- pero hace falta que una empresa o una organización o asociación con peso y con cierta capacidad haga de catalizador y así se trate de desarrollar un estándar al que se adhieran todas las compañías… Decía entonces que no quería estar de arriba para abajo con lo cual pensé que lo mejor sería instalar otra Xbox 360 y conectarla al LCD (nuevamente 720p) y al Home Cinema (para poder jugar a los juegos y escucharlos en 5.1) de tal manera que accediendo a Berta tuviera todos sus contenidos a mi disposición.

Y en el anterior párrafo es donde empezó mi calvario… sí, calvario. ¿Por qué? Pues porque a pesar de que el router que utilizo para la conexión es wireless (un US Robotics 9106 con el que estoy encantado, a pesar de sus aparentes limitaciones en cuanto al rango de la señal, otro día le dedicaré un par de líneas más) no acababa de llegar en condiciones la señal al salón; curiosamente, en la cocina puedo conectarme con el portátil sin problemas -vale, me dice Windows que la intensidad de la señal es baja, y total, para conectarme al correo y navegar, no necesito más- pero utilizar el adaptador Wireless de Xbox 360 con la consola es otro cantar. Parecía como si en vertical, la señal fuera suficiente, pero en diágonal, se perdiera completamente. Así que me puse a buscar soluciones para poder acceder a Berta -Media Center- desde el salón a través de la 360. Todo esto ocurría 1 mes después de que Xbox 360 saliera a la venta en nuestros país…

1. Lo más fácil y sencillo, y al mismo tiempo lo más barato, era cambiar el router de sitio, para ver si así la señal mejoraba. En honor a la verdad, tanto el router como el adaptador Wifi de Xbox 360 son muy buenos, con lo cual, como siempre, importante destacar que la situación de partida ha de ser lo mejor posible; vamos, que no tiene sentido tratar de conseguir un buen bocadillo de jamón si el pan es de sandwich y el jamón es el que nos tocó en una rifa de la asociación vecinal hace tres años… Se me va la cabeza… Total, que lo intenté todo, dentro del radio de actuación que tenía para poder mover el router en la buhardilla. Bajarlo al salón o ponerlo en otra toma telefónica estaba fuera de toda consideración por varias razones, pero la de más peso es que los 2 PCs, el G4 y la Xbox 360 de la buhardilla están conectados entre ellos en una conexión de 100 Mbps a través de un switch, y no quería perder esa capacidad de compartir datos entre ellos. Tras 1 mes y medio probando diferentes localizaciones, intento FALLIDO. La señal no llegaba bien al salón.

2. Compra de antenas de diferentes ganancias, colores y tamaños. He probado de todo, con las consiguientes devoluciones generadas en el Saturn de la esquina de mi casa, y del Hipercor que también tengo al lado… ya me da vergüenza ir a comprar nada, pues los dependientes me conocen y hay uno que siempre me suelta el “¿qué? ¿otra vez de pruebas?”. A pesar de que la señal aumenta, no tiene suficiente calidad. Entre probar diferentes modelos y ganancias, dos meses, finales de abril. Intento FALLIDO.

3. Navegando por Internet, tirando de Google y de Live descubro una tecnología llamada PLC -en honor a la verdad, ya la conocía de antes, pero nunca había pensado en ella- que me viene al pelo. Dicha tecnología, también llamada HomePlug, permite utilizar la red eléctrica casera para transportar la señal de red. Propuesta interesante y que me dispongo a probar sin dudarlo ni un momento, pues se me antojaba entonces la solución definitiva. Estamos en abril. Compro en El Corte Inglés un PLC de Netgear, a 11 Mbps, probado durante un fin de semana, cuando funcionaba, se mostraba escaso para la transferencia de vídeo. Devuelto. Veo en www.acuista.com un PLC de Netgear nuevo a 85 Mbps, mmmm, interesante. Lo pido, 15 días en llegar a mi casa, 160€ de los dos aparatos necesarios (uno en cada lado de la conexión). Pruebas durante tres semanas… entre problemas de conexión y que el límite teórico eran 85 Mbps y el real daba unos 20 Mbps, no conseguía que funcionará bien con el vídeo. Al cajón de los trastos. Consigo un kit PLC de Topcom a muy buen precio, otras 3 semanas de prueba, también a 85 Mbps, pero nada, tampoco iban bien. Al cajón… 3 meses perdidos, estamos en agosto… Completamente mosqueado porque no entendía cómo es posible que siendo algo tan anunciado, el PLC no funcioné bien… Charlando un buen día con un amigo que tienes ciertos conocimientos de electricidad, resulta que me entero que el PLC funciona mejor en pisos que en adosados, por una razón muy sencilla: parece ser que mi casa tiene tres fases, de tal manera que la buhardilla está en una fase, y el salón en otra, y el PLC no se lleva bien con los cambios de fase, por lo menos en mi casa. Curiosamente, en casa de mi hermano -probé el kit de Netgear a 85 Mbps porque no me podía creer que anunciarán algo que no funciona- todo iba estupendamente, así que la tecnología funciona de verdad, el honor del PLC está salvado. 😉 Conclusión, el PLC no vale para mi casa. Otro intento FALLIDO. Y van 3.

4. Cansado de no poder disfrutar de los contenidos, retomo el proyecto de cablear toda la casa con Ethernet -no comentado anteriormente, no tenía localizados los planos de la instalación eléctrica y lo deseché a los 30 segundos de pensarlo- y me pongo a ello. Al final, después de un fin de semana de volverme loco con guías, desmontando tapas de enchufes y cajas de distribucción, lo dejo por imposible, siempre hay algún cable que no pasa bien y me revienta la instalación por algún punto. Desesperado, cojo un cable Ethernet de 15 metros y lo cuelgo por el hueco de la escalera… feo, muy feo… pero funciona… Tras 3 ó 4 visitas que lo primero que hacen nada más entrar en casa es preguntar por el dichoso cable, decido quitarlo. Intento FALLIDO. Y van 4.

5. Estamos en septiembre. Se empieza a hablar de los routers con tecnología 802.11n o MIMO; me compró un router nuevo, hago pruebas con él… nada, otro trasto más a devolver. Efectivamente si el Wifi de Xbox 360 fuera MIMO o 802.11n todo iría mejor, pero no lo es, y no puedo colocar otro trasto más en el salón, en este caso un convertidor de señal wireless MIMO a Ethernet, pues aunque me soluciona el tema del acceso en la consola, el portátil sigue sin conexión en el salón… Otro mes de pruebas. Intento FALLIDO.

Llega octubre, por mi trabajo se acerca el momento de más carga laboral del año. Entre que no dispongo de tiempo y que llego a casa muy tarde, dejo el tema aparcado…y paso de todo, me resigno a no disfrutar del Media Center en la consola del salón… puñeta.

Así van pasando los meses y sigo pensando en cómo mejorar la calidad de la señal wireless. Y sí, tambíen había probado colocando un repetidor Wireless; tras varias pruebas descubro que el router se lleva mal con los que no son parientes suyos; pruebo un pariente suyo, no da resultado… qué frustración… Pienso en los miles de usuarios que se enfrentan al mismo problema y que no tienen la paciencia que yo tengo para probar diferentes soluciones. En fin…

La cuestión es que hoy me he acercado a El Corte Inglés de Castellana en Madrid a dar una vuelta por la sección de informática, y ver si había alguna cosa nueva. Pasando por la zona de redes he visto un producto muy atractivo de Linksys, un router Wireless con señal G con una tecnología llamada SpeedBooster que sobre la propia señal 801.11g ampliaba la cobertura, cosa que me permitiría seguir usando mis dispositivos inalámbricos actuales, incluyendo el Wifi de 360. Al lado descubro un aparato que ya llamo mi atención hace un par de meses, pero al que no le dí los 5 minutos necesarios, y todo porque en la caja pone una frase que bajo mi mala interpretación, lo excluía: “Works with: WAP54G, WRT54G, WRT54GS”. Tonto de mi, pensé que eso limitaba su uso con aparatos de otras marcas. El trasto en cuestión se autodefine como “Wireless G Range Expander”, algo así como ampliador de rango, o multiplicador de rango. Es de la marca Linksys y el modelo es el WRE54G. ¿Su precio? 119€, uuuf… decido comprármelo, junto al router que citaba anteriormente en el texto, modelo Linksys WAG54GS. Curioso que el router cuesta 147€, tan sólo 28€ más que el otro aparato, que en teoría hace muchísimo menos, y lo mejor es que había un router de la misma gama Linksys -pero sin SpeedBooster- ¡por 105€! En fin, cojo los cacharros y me voy para casa, todo para ver si entre ellos consigo mejorar la señal.

LLego a mi casa, y lo primero que hago, por la pereza que me da ponerme con el router -quitar cables de uno, conectar al otro, ponerme con la configuración de la ADSL de Telefónica que tengo, uuff…- cojo el Range Expander, lo saco de la caja, lo pongo en un enchufe en la cocina -sí, se puede poner directo a la pared- y hale, me voy al salón a hacer pruebas. De momento con el portátil en la cocina, me da un par de rayas más de cobertura. Parece que la cosa no va mal. Por lo menos, se entiende con el US Robotics. Conecto la consola, y sí, gano algo, pero no suficiente, conecto, pero al rato la señal se cae. Asi que decido cambiar el trasto de enchufe. Me subo con él a la planta intermedia, y descubro que tengo un enchufe justo en el centro del pasillo de la escalera, vamos, que me viene de perlas, y allá se queda. Importante citar que la wireless de mi casa está protegida mediante filtro MAC, paso de las claves WEP y todas esas cosas, me parece que complican demasiado la vida del usuario habitual. Me parece más fácil lo del filtro MAC.

Total, que lo conecto, me voy al salón, enchufo la consola… ¡y desde hace 3 horas no se ha caído la señal ni una sola vez! Empece primero tímidamente con la conexión a Xbox Live: consulto mensajes, bien; miro los contenidos del Bazar de Xbox Live, bien. Un paso más para allá, menú de música, trato de conectarlo al ordenador de arriba, lo ve a la primera, lo conecto, y ¡voila! toda mi música en la pantalla del televisor. Bien, esto chuta. La música se reproduce perfectamente, ¡a la primera! Voy a por las fotos; la última vez que lo intente, con el PLC y con la Wireless las fotos de mi Canon Ixus 700 a 7.2 Megapixel tardaban un buen rato en mostrarse… Ahora no hay problema, la transición entre fotografías es suave… Puf, todo va por buen camino, ¿y si lo intento con el vídeo? ¿qué pasará? Dale pues, menú vídeo dentro de la pestala Multimedia de xbox 360, encuentra el ordenador… mmm… está pensando, tarda un poquillo, sospechosamente pienso que se ha quedado frito… no, ¡listado completo de vídeos! Para calentarle la cabeza y probarlo a tope, tengo un vídeo de Flight Simulator en formato AVI que está a 1280×720 (lo que se denomina 720p nativo) y que intuyo será intensido en términos de transmisión de datos… se lo come, y lo veo que me muero… Sigo probando otros vídeos, completamente entusiasmado… vamos allá con otro de Halo 3 a 720p y con sonido 5.1… ¡éxito! Mi salón se llena con la música creada por Martin O´Donnell y Michale Salvatori. Todos los altavoces de mi 5.1 en el salón van a toda máquina. Estoy que no quepo en mi de gozo…

Y llega la prueba definitiva; pienso en que va bien con la música y las fotos, y el vídeo en streaming no se le da mal, así que ¿por qué no iba a funcionar en la opción Media Center? Pues hale, pulso el botón Media Center en el mando remoto de Xbox 360 de Logitech que compré en USA en noviembre. Tras 10 segundos, suena el conocido “¡tachán!” de Media Center, y en pantalla tengo el menú de Media Center al completo. No me lo puedo creer. Navego por los menús, accedo a la guía, selecciono vídeos, escucho música, navego por la fotos, veo la TV, todo, absolutamente todo, vía wireless con conexión 801.11g a la misma velocidad que con la Xbox 360 que tengo en la buhardilla conectada por cable al Media Center…

 He recuperado la confianza en la tecnología wireless. Si tenéis problemas con vuestra conexión en casa y no llega la señal bien, de verdad que os recomiendo encarecidamente que os acerquéis a un punto de venta y os hagáis con el milagro de Linksys. El modelo es el WRE54G y el precio en  El Corte Inglés 119€.

Siento que me haya quedado el post tan largo, pero merecía la pena.

¡Me voy a programar un par de grabaciones en el Media Center a través de la 360 del salón!

Deja un comentario